Nueva página en Les autres mondes

Desde ya encontraréis, en la parte superior de la portada del blog, una nueva sección donde iré publicando algunos escritos míos. Son reflexiones, pensamientos, confesiones, divagaciones… volcados a papel, actuales o de hace años, nacidos con la finalidad de exorcizar mis fantasmas y demonios interiores.

Gracias por vuestro interés.

 

recopilando

Maka

Anuncios

Apachetas

Las apachetas se tratan de montículos de piedras, amontonadas unas sobre otras. La palabra apacheta proviene del quechua: apachita.

Hay apachetas de distintos tamaños y pueden ser desde pequeños montículos hasta otros más grandes que llegan a medir metros de altura. Quitar las piedras del montículo se considera una profanación.

Aunque se desconoce el significado de esta ancestral costumbre, algunos creen que las inventaron los incas debido a su preocupación por el orden, para dividir, medir distancias, marcar y separar sectores. Otros creen que tiene un origen religioso y eran lugares de adoración de los Dioses.

En algunos casos estas apachetas se han cristianizado (hay cruces en ellas), debajo de las cuales hay enterrado algún viajero que ha encontrado la muerte. Ambas, cristianas y no cristinas, tienen como fin el solicitar el buen viaje pero en las primeras, se le reza al muerto o se le prende alguna vela, hay flores de papel muy coloridas, fotos y estampas de la Virgen o de algún santo. En las segundas las ofrendas que podemos encontrar junto a ellas son acullicos (bolas de hojas de coca), dientes, comida, bebida y cigarros, entre otros.

Actualmente, pueden encontrarse a los lados de las carreteras, caminos y senderos realizadas por viajeros que piden a la Madre Tierra y a los Apus (Dioses de las Montañas) que se aparten las desgracias (chiknis) de su camino para seguir el viaje con salud y tranquilidad. Ya no sólo están en los pueblos indígenas de los Andes, si no que se ha generalizado a otros lugares del mundo.

Esta fotografía me la hicieron hace un par de años en una excursión a Sierra Nevada (la edición de la imagen la he realizado yo). Las apachetas pueden ser continuadas o empezadas por uno mismo en el lugar que consideremos oportuno para tal fin.

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. "Apacheta en Sierra Nevada".

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. “Apacheta en Sierra Nevada”.

La apacheta de la siguiente fotografía la encontré recientemente paseando por la Sierra de Huétor (Granada, España), cerca de donde vivo.

Apacheta

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. “Apacheta en la Sierra de Huétor”.

En ambas hice mi ofrenda a la Madre Tierra.

Maka

“FLORES EL 8 DE MARZO”, de Gioconda Belli

Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres,

¡Qué poco es un solo día, hermanas, qué poco,

para que el mundo acumule flores frente a nuestras casas!

 

De la cuna donde nacimos hasta la tumba donde dormiremos

-toda la atropellada ruta de nuestras vidas-

deberían pavimentar de flores para celebrarnos

(que no nos hagan como a la Princesa Diana que no vio,

ni oyó las floridas avenidas postradas de pena de Londres).

 

Nosotras queremos ver y oler las flores.

Queremos flores de los que no se alegraron cuando nacimos hembras en vez de machos.

Queremos flores de los que nos cortaron el clítoris y

de los que nos vendaron los pies.

 

Queremos flores de quienes no nos mandaron al colegio

para que cuidáramos a los hermanos y ayudáramos en la cocina.

Flores del que se metió en la cama de noche y nos tapó la boca para violarnos

mientras nuestra madre dormía.

 

Queremos flores del que nos pagó menos por el trabajo más pesado

y del que nos corrió cuando se dio cuenta que estábamos embarazadas.

Queremos flores del que nos condenó a muerte forzándonos a parir

a riesgo de nuestras vidas.

 

Queremos flores del que se protege del mal pensamiento obligándonos

al velo y a cubrirnos el cuerpo,

del que nos prohíbe salir a la calle sin un hombre que nos escolte.

Queremos flores de los que nos quemaron por brujas

y nos encerraron por locas.

 

Flores del que nos pega, del que se emborracha

del que se bebe irredento el pago de la comida del mes.

Queremos flores de las mujeres que intrigan y levantan falsos testimonios.

Flores de las que se ensañan contra sus hijas, sus madres y sus nueras,

y albergan ponzoña en su corazón para las de su mismo género.

 

Tantas flores serían necesarias para secar los húmedos pantanos

donde el agua de nuestros ojos se hace lodo;

arenas movedizas tragándonos y escupiéndonos,

de las que tenaces, una a una, tendremos que surgir.

 

Amanece con pelo largo el día curvo de las mujeres.

Queremos flores hoy. Cuánto nos corresponde.

El jardín del que nos expulsaron.

 

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. "Ramo de mimosas".

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. “Ramo de mimosas”.

Maka