Cueva Inmaculada, Purullena

Purullena es un municipio de Granada que destaca por su agricultura (la industria melocotonera es la más reconocida) y artesanía. Al siglo XVI se remonta su tradicional cerámica decorada con azul cobalto con la técnica del reflejo policromado, que puede encontrarse en diversas tiendas de la localidad.

Este lugar está lleno de Historia: fue habitada desde la Prehistoria y es conocida por ser un pueblo troglodita, con numerosas casas cuevas las cuales algunas de ellas aún son habitadas. Cuenta con algunos de los yacimientos arqueológicos más importantes de la provincia. En la Cuesta del Negro se descubrió un recinto fortificado de la cultura argárica datado en el 1800 antes de Cristo. En su necrópolis fueron excavadas casi medio centenar de tumbas, todas ellas con variado y rico ajuar conservado en el Museo Arqueológico y Etnológico de Granada, cerrado al público desde mayo de 2010 para su reforma. Aprovecho este post para expresar mi deseo, y el de muchos, de la reapertura de este museo que guarda piezas únicas e imprescindibles para conocer nuestra Historia e identidad cultural.

El pasado 28 de febrero, en una de mis excursiones en solitario, tuve la oportunidad de visitar Cueva Inmaculada, un museo etnológico donde se representa la vida en las cuevas a lo largo de diferentes etapas. Un lugar fascinante que se compone de tres cuevas excavadas en el Cerro de la Inmaculada (cueva actual, cueva antigua y cueva museo). Está declarado Monumento de Interés Municipal, junto a la iglesia parroquial de estilo Mudéjar del s.XV, y la entrada tiene un coste de 2,50€ que se abona a la persona que hay a la entrada de la primera cueva, que es la dueña y habitante de esta singular casa.

Os muestro en fotografías este museo y sólo publico algunas de las muchísimas tomas que saqué.

 

Cueva I

 

cueva II

 

Cueva III

 

Cueva IV

En la pared izquierda de la estancia anterior encontramos una excavación:

Cueva V

Y esta es la parte de la derecha del interior de la excavación:

Cueva VI

Estas escaleras nos conducen a la segunda cueva, donde podemos observar el estilo de vida en las cuevas de principios de los años XX:

Cueva VII

 

Cueva X

 

Cueva XI

 

Cueva XII

Cueva VIII

 

Cueva IX

 

Cueva XIII

 

Cueva XIV

El mapa de la 2ª cueva:

Cueva XV

Salimos a una terraza y si seguimos las huellas del suelo llegamos, desde el exterior, a la 3ª cueva:

Cueva XVI

El mapa de la 3ª cueva:

Cueva XVII

 

Cueva XVIII

La cocina:

Cueva XIX

Sierra Nevada al fondo…

Cueva XX

En loa siguiente fotografía el reloj que había en la torre de la iglesia. A su lado “Pura vida” de Hamlet, el disco que escuché en el viaje de ida y me pareció interesante que estuviera presente en este lugar tan especial.

Cueva XXI

La cocina desde otro acceso:

Cueva XXII

Sentada en la cama de la habitación que hay al lado de la cocina. Estando en esta habitación se fue la luz (cuando me fotografiaba a través de un espejo) y la verdad es que fue un poco inquietante, no lo puedo negar. Durante toda la visita estuve sola en las tres cuevas, nadie te acompaña, puedes realizar todas las fotografías que quieras y no tienes límite horario… absoluta libertad que requiere el máximo respeto con el entorno, por supuesto.

Cueva XXIII

Cuna en la misma habitación:

Cueva XXIV

 

Fotografía autografiada de Federico García Lorca:

Cueva XXIX

Esta es otra estancia, al lado de la anterior. Me gusta mucho fotografiar a contraluz porque todo adquiere un tono fantasmal precioso, como de otro tiempo:

Cueva XXV

La otra parte de la habitación. La religión cristiana está muy presente como veis.

Cueva XXVI

Al salir me llevé una sorpresa al encontrarme con la que probablemente sea la sonrisa más enigmática y estudiada de la Historia del Arte…

Cueva XXVII

Antes de salir puedes hacer un donativo que ayudará a mantener este lugar imprescindible en las condiciones más favorables para que su continuidad sea posible. Tengo que decir que todo está maravillosamente bien cuidado, limpio y perfumado.

Cueva XXVIII

Justo encima encontramos una colección de libros y unos archivadores donde se conservan las firmas de los visitantes.

Cueva XXX

Escalera donde finaliza el recorrido y que desemboca en el patio de la entrada, donde inicié mi aventura.

Cueva XXXI

Pero antes de irme aproveché la tranquilidad para sentarme un momento y escribir inspirada por esta enriquecedora experiencia.

Cueva XXXII

 

Cueva XXXIII

 

Su paisaje no te deja indiferente ya que en este lugar (en general en la Accitana o Comarca de Guadix) se encuentran las badlands, un tipo de paisaje ruiniforme de características áridas, muy erosionado por el agua y el viento. Las formas geológicas que se presentan en este tipo de paisaje son variadas: cañones, cárcavas, barrancos, canales y chimenea de hadas.

Cueva XXXIV

 

Cueva XXXV

La música elegida para volver a casa fue este discazo:

Cueva XXXVI

Y nada más llegar, ¡desenvolví la cerámica que compré en la tienda del museo! Me costó mucho decidirme porque había infinidad de cosas bonitas pero al fin opté por una ensaladera (tan útil para mí), un plato rectangular y un azulejo con una frase inspiradora.

Cueva XXXVII

 

Tengo pendiente una nueva visita a este museo que os recomiendo.

Maka

Anuncios

Reflexiones...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s