Plantas Mágicas: MADRESELVA

La Madreselva (Lonicera), es un arbusto, originario de China y Japón, que pertenece a la familia de las Caprifoliaceae que está formada por 526 especies. Son arbustos, arqueados o parras sarmentosas, con tallos trepadores formados por hojas verdes opuestas, ovaladas y puntiaguadas de unos  10 cm de longitud. Excelentes para cubrir muros por su habilidad para enredarse. Su momento de floración comienza entre finales de Primavera y principios de Verano. Las flores se presentan en cimas y contienen un néctar muy dulce. Su perfume es muy oloroso y su color puede variar desde el blanco al rosado, pasando por el amarillo crema. Las bayas de esta planta, rojo anaranjadas, son muy tóxicas por lo que no deben consumirse.

Sus propiedades medicinales son innumerables; señalo algunas de ellas:

– Balsámica, expectorante, antiinflamatoria y anticonvulsaiva: para problemas respiratorios (tos, asma, resfriado, bronquitis, gripe… ).

– Hepatoprotectora: protege el hígado tonificándolo y le ayuda a recuperarse en caso de verse afectado con alguna enfermedad.

– Diurética: para eliminar líquidos y depurar el organismo (retención de líquidos, artritis, piedras en el riñón).

– Sedante: para el tratamiento de los nervios y las arritmias.

– Vulneraria, astringente y antiséptica: para tratar llagas, heridas, arrugas…

– Emocionalmente ayuda a: purificar el corazón del ser humano de sentimientos negativos y autodestructivos; contribuye a aclarar la mente en los estados de confusión emocional y ayuda a superar las sensaciones de vacío y soledad.

La madreselva de flor blanca (Lonicera japonica) es uno de los remedios más importantes de la medicina china tradicional (figura en la obra clásica Pen Ts’ao de Shen Nung, del 3000 a. de nuestra era). Los farmacéuticos chinos recogen las flores en verano, por la mañana, después de haberse secado el rocío, y las dejan secar a la sombra. Se dice que las flores, ingeridas durante periodos prolongados, aumentan la vitalidad sexual y prolongan la vida.

Mellie Uyldert señala que las flores de la madreselva tienen un efecto relajante; sus hojas verdiazules, una acción tónica; el líber, un «efecto depurador de la sangre», y que la raíz sirve como colorante azul. El azul es, naturalmente, el color saturnino de la fidelidad, de la añoranza, del blues (melancolía y nostalgia), de las montañas lejanas y azules (terrenos de las cabras montesas), de la «flor azul» de los poetas románticos y de las aves migratorias que buscan huir del presente y retornar al lejano pasado.

Para Edward Bach (padre de la terapia Flores de Bach), la esencia floral está indicada para combatir la nostalgia y la añoranza: «para aquellos que piensan sin cesar en el pasado, añorando los bellos tiempos que quedaron atrás, recordando continuamente a los amigos perdidos o los viejos sueños que no se hicieron realidad. No creen que podrán volver a ser felices».

Madreselva

Las propiedades mágicas de la Madreselva son:

• Género: Masculino.

• Planeta: Júpiter.

• Elemento: Tierra.

Utilizada para:

Atraer el dinero: la madreselva se ha quemado como incienso desde la antigüedad dentro de los hogares y viviendas para la prosperidad. Se dice que la quema de la madreselva puede atraer y mantener las bendiciones financieras en el hogar. El aroma dulce y limón de la madreselva endulza los pensamientos de aquellos que lo huelen provocando la generosidad.

Poderes psíquicos: el aroma de la madreselva trabaja para despejar la mente, fortalecer los poderes psíquicos y agudizar la intuición.

Protección: protege los lazos de amor.

El aceite esencial es muy apreciado y resulta conveniente usarlo en rituales de evocación. Además, se usa en los rituales de unión de parejas con problemas o para encontrar un alma gemela.

Esta planta tan romántica está asociada a la sensualidad y el erotismo por sus formas. Representa al laberinto en busca del alma y ayuda a protegerse de las distracciones. Aporta armonía, pureza, sabiduría, inocencia, comunicación con la naturaleza y se puede usar para comprender el pasado. Las madreselvas son fuertemente «astrales», como dijo Rudolf Steiner, pues su extraña fisionomía entraña algo anímico. El ovario ínfero, que se va convirtiendo en bayas más o menos venenosas de color rojo intenso o negro profundo, es un indicio de la astralidad de esta planta.

Comúnmente se creía que la madreselva que crecía alrededor de una puerta de entrada traía buena suerte al hogar y, en Escocia, que impedía la entrada de las brujas. Tener flores de esta planta en casa significaba que pronto entraría dinero en ésta.

En Inglaterra, regalar una rama florida de madreselva significaba la promesa del amor eterno: «I plight thee my throth» [Te juro fidelidad].

Así como se entrelaza la madreselva anudándose en infinitas vueltas; así se entrelazan los corazones, inundados de un verdadero amor.

Se decía que aquellos que aderezaban su vestido con estas flores soñarían con su verdadero amor. En el siglo XIX, no era extraño advertir a las jovencitas de que no llevaran estas flores a su casa, pues sus sueños podían acabar siendo un poco subidos de tono.

En la Literatura se menciona a la madreselva:

«pergolada de fragante madreselva»

“El sueño de una noche de verano”, William Shakespeare

——-

«Senteme a vigilar en la ribera

de hiedra revestida, entreverada

de ondeante madreselva»

John Milton

——-

«La madreselva trepaba complacida

por el bajo risco y la muralla en ruinas»

Walter Scott

Maka

Anuncios

Reflexiones...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s