“INICIACIÓN” (frag.) II, Algernon Blackwood

<< Me pareció que caminaba en el aire; y había un olor en aquellos árboles que de repente me hizo… bueno, que alejó mis pensamientos de su cauce acostumbrado. Fue demasiado sublime y maravilloso para poderlo describir. Me había adentrado en el bosque y me había extraviado un poco. No era olor a jardín añoso. Para mí olía como si alguien acabara de renovar y refrescar la tierra en ese instante: a musgo y a tanino, y un poco a quemado; algo, digamos entre humo e incienso, con una clara fragancia de corteza de pino, cuando el sol calienta después de la lluvia… y un olor a mar llegado allí por azar.>>

Reflexiones...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s