Botellas Bellarmine

El propósito inicial de las “botellas de bruja” era protegerse de los ataques malignos de las brujas y de los espíritus. Esta tradición es originaria de Gran Bretaña y los colonos que emigraron la llevaron hasta América. Las botellas Bellarmine, o Bellaminos, tenían una característica destacada: es una representación de un rostro barbudo (Bartmankrüge o Bearman Jugs). Este rostro es una caricaturización de la faz del cardenal Belarmino, uno de los líderes de la Contrarreforma e inquisidor conocido con el sobrenombre de “El martillo de los herejes”. Este cardenal dirigió entre otros el proceso inquisitorial que llevó a Giordano Bruno a la hoguera, y el que hizo que Galileo se retractara públicamente de sus teorías astronómicas.

La primera mención conocida de este tipo de botella data del s. XVII. Joseph Blagrave dice en “Astrological Practice of Physick” (1671):  “Otra manera [de tratar a alguien embrujado] es recoger orina del paciente, en una botella, poner en ella tres clavos o agujas con un poco de sal blanca, y mantener esa orina siempre caliente. Si dejas esa botella tal cual va a poner en peligro la vida de la bruja, ya que impedirá que orine.”

Estas botellas sirven de señuelo para que cualquier energía o magia negativa (mal de ojo, enfermedades, envidias) que sea enviada hacia ti se derive a la botella. Se fabricaba cuando alguien creía que había sido hechizado, para devolver la maldición a quien la había causado.

En Cornwall hay un documento del s. XVIII que describe cómo hacer una botella de bruja, para que “ningún enemigo tenga poder sobre ti”. Se fabricaba en Luna Menguante y en ellas se introducían clavos y alfileres, sangre propia, mechones de cabello, recortes de uña, un pellizco de sal, fieltro y orina. Una vez acabada era enterrada (o en su defecto, escondida envuelta en tela negra en el fondo de algún armario).

Botella Bellarmine

***

Actualmente, siguen utilizándose y sirven tanto para alejar hechizos y maleficios como para atraer cosas a tu vida. La orina se ha sustituido por vinagre o vino, como elemento purificador (que representan a los fluidos corporales), se añadirán clavos y agujas (disipan la energía negativa), hilos enredados (para que las energías negativas se queden atrapados en ellos), hierbas, inciensos, resinas, cera, flores, cenizas, monedas, virutas de madera, etc. Finalmente la botella, de cristal, se sella con cera. En su origen se enterraba en la chimenea, en los muros de las casas o en el suelo. Ahora se entierran en el patio o el jardín, incluso en una maceta. El cuello de la botella siempre hacia abajo y mientras es enterrada se recita alguna oración de protección o de petición.

Se revisa una vez al año y si se ha roto debe ser sustituida.

*** Mi versión de una botella de bruja.
Pincha la imagen para verla en la galería ‘Coven’ de mi página web “Encuadres de Ligeia Eterna”.

 Maka

 

Fragmentos “Las joyas de la serpiente”, PILAR PEDRAZA

 

” No parecía sino que la vida que había abandonado a Engracia se hubiera expandido por el aire como un perfume que a todos era dado aspirar, y el hecho de que pudiéramos incorporarnos aquel aire tibio y perfumado parecía -al menos, para mí- un acto de canibalismo espiritual, una comunión sacrílega, pero también infinitamente amable”.

*******

” Se llevó las manos amarillentas al rostro y se tapó aquellos ojos terribles, que brillaban en la penumbra como carbones. Sollozó sin lágrimas, roncamente, expresando un dolor que estaba más allá de mi comprensión, pero no de mi sentimiento: porque sentí la cualidad de aquel dolor áspero y seco, que me hizo estremecer hasta la médula. Y pensé que si la muerte es un estado tan espantoso, es preferible aferrarse a la vida y retrasar hasta el límite el momento de caer en semejantes abismos, poblados por Dios sabe qué fantasmas y creadores de necesidades inconcebibles para los vivos”.

*******

” Luciferia era un gran castillo rectangular, ocupado en sus tres cuartas partes por una biblioteca inmensa, que contenía todos los libros escritos en el Universo, los que han sido pensados y no han llegado a escribirse, y los que hubieran sido ideados o escritos por los muertos. Y no sólo se hallaban almacenados allí los libros de los hombres de la Tierra -encuadernados en suave piel humana-, sino los de los habitantes de todo el mundo. Miríadas de millones de volúmenes se apilaban en atestadas estanterías, situadas en galerías y pasillos infinitos y estrechísimos, que apenas permitían el paso de un hombre y que formaban laberintos de calles”.

*******

” Cuando hubimos comido, Lilith se levantó para hacer una libación en honor de la Luna, que se cubrió al punto de una espesa niebla roja. Entonces llovió sangre oscura que olía a mujer, y una gran templanza descendió del cielo, una tibieza fecunda y cenagosa, preñada de vida. La noche se ahondó, y resonó como el gemido de un parto monstruoso”.

 

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka.  "Las joyas de la serpiente".

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Las joyas de la serpiente”.

 

Pilar Pedraza (Toledo, 1951), escritora española de culto, cuya obra tiene dos vertientes principales: narrativa de terror y ensayo. Doctora en Historia y profesora de Historia del Arte de la Universidad de Valencia, compagina la docencia y la investigación con la creación literaria. Sus personajes y ambientes son inquietantes, estando presente lo sobrenatural, la locura, la muerte y el placer sadomasoquista.

” Las joyas de la serpiente” (1984), fue su primera novela con la que gana el Premio Ciudad de Valencia 1984 y Premio de la Crítica.

Maka

“AQUELARRE”, Emilio Carrere

Emilio Carrere (1881 – 1947), poeta, periodista y narrador español.

‘Aquelarre’

Hay unos seres increíbles

que vagan en la noche honda;

cuerpos indefinibles,

carátulas horribles

que en torno nuestro andan de ronda.

Son los elementales

artificiales,

hijos de las malas pasiones,

pensamientos impuros

y deseos oscuros

que nos envuelven en turbiones.

Todo lo que pensamos

adquiere forma en el astral,

el traslúcido mundo adonde vamos

tras las larvas del mal.

Los que atizan ansiosos

los carbones del fuego

sexual; los que disponen, tenebrosos,

la ley fatal de las mesas de juego.

Los que acechan a las mujeres

adúlteras y tejen la asechanza

y vierten sangre de venganza

en el lecho de los placeres.

Los que inspiran en el nocturno

de sábado la idea sanguinaria

al dipsómano taciturno

que asesina a la golfa solitaria.

Musa de los asesinatos

sin causa y de las turbias tentaciones;

seres como esfumados garabatos

y rostros hechos con chafarrinones,

que alienta en el seno

febril de la angustiante pesadilla

con su faz amarilla,

el ojo turbio y continente obsceno.

Los trasgos del dinero,

Ministriles del Diablo,

que es el siniestro titiritero

que maneja los hilos del moderno retablo.

Sombra de sombras lo que se aburuja

y su capuz refleja en un espejo,

espíritu de bruja

que hace un escobón su caballejo,

y todas las cosas feas

y las turbias ideas

emanaciones de Satán.

Cuando en el solitario

campanario

las doce dan:

¡din, don! ¡din, dan!

Cruzan de ronda

y al aquelarre van.

Maka

PRESENTACIÓN

Mi primera entrada hace referencia a la película sueco/danesa de cine mudo expresionista, mezcla de documental con ficción dramática llamada “La Brujería a través de los tiempos” (“Häxan” 1922), escrita y dirigida por Benjamin Christensen. En ella se nos muestra, mediante una serie de capítulos, un repaso al mundo del ocultismo, la magia negra y la brujería a través de varios siglos. La filmación, en parte, se basa en el estudio que realizó Christensen del tratado alemán “Malleus Maleficarum” (“Martillo de Brujas”, 1486) publicado para que los inquisidores pudieran reconocer, perseguir y destruir a las brujas y sus artes.

Si pinchas la imagen accedes a la película.

Fotograma Häxan

Maka