Agua de Luna

 

Agua de Luna

Durante el último Plenilunio, Luna de Duelo, preparé lo que se conoce como Agua de Luna.
Su preparación es muy fácil y consiste en cargar el agua con el poder de la Luna. Aunque yo la preparé con la Luna Llena de Noviembre también se puede preparar con las otras fases lunares, un mes o una estación del año en concreto, en fin, según el uso que queramos darle.
El agua puede ser de mar, de río, de lago, de lluvia o simplemente del grifo. Puesta en un bol de cristal transparente la dejaremos toda la noche expuesta a la Luna. Si ya se conoce el propósito para el que se va a usar el agua, una vez lleno el bol la podemos energetizar con pensamientos, palabras e imágenes mientras la tocamos con nuestra mano haciendo círculos en el sentido de las agujas del reloj.
Por la mañana, recogemos el agua y embotellamos.

He leído distintas maneras de prepararla: hay quien repite el proceso varias noches seguidas, quien reza una oración mientras lo prepara, hacerlo en lunes por ser el día de la semana asociado a la Luna, etc. pero creo que, sin duda, lo más efectivo siempre es lo que nos dicte la intuición y el corazón.

Mi agua de Luna huele a Romero y Jazmín porque añadí unas gotas de aceite esencial de ambos. Podría haber usado otros pero en esta ocasión éstos fueron los elegidos. Y la botella, guardada durante unos años, la decoré especialmente para que guardara este líquido mágico. La piedra que está atada en el cuello de la botella con forma de media luna, la encontré durante un paseo y también la guardaba para usarla en algo especial: me pareció muy apropiada para este fin.

Maka

Anuncios

Botellas Bellarmine

El propósito inicial de las “botellas de bruja” era protegerse de los ataques malignos de las brujas y de los espíritus. Esta tradición es originaria de Gran Bretaña y los colonos que emigraron la llevaron hasta América. Las botellas Bellarmine, o Bellaminos, tenían una característica destacada: es una representación de un rostro barbudo (Bartmankrüge o Bearman Jugs). Este rostro es una caricaturización de la faz del cardenal Belarmino, uno de los líderes de la Contrarreforma e inquisidor conocido con el sobrenombre de “El martillo de los herejes”. Este cardenal dirigió entre otros el proceso inquisitorial que llevó a Giordano Bruno a la hoguera, y el que hizo que Galileo se retractara públicamente de sus teorías astronómicas.

La primera mención conocida de este tipo de botella data del s. XVII. Joseph Blagrave dice en “Astrological Practice of Physick” (1671):  “Otra manera [de tratar a alguien embrujado] es recoger orina del paciente, en una botella, poner en ella tres clavos o agujas con un poco de sal blanca, y mantener esa orina siempre caliente. Si dejas esa botella tal cual va a poner en peligro la vida de la bruja, ya que impedirá que orine.”

Estas botellas sirven de señuelo para que cualquier energía o magia negativa (mal de ojo, enfermedades, envidias) que sea enviada hacia ti se derive a la botella. Se fabricaba cuando alguien creía que había sido hechizado, para devolver la maldición a quien la había causado.

En Cornwall hay un documento del s. XVIII que describe cómo hacer una botella de bruja, para que “ningún enemigo tenga poder sobre ti”. Se fabricaba en Luna Menguante y en ellas se introducían clavos y alfileres, sangre propia, mechones de cabello, recortes de uña, un pellizco de sal, fieltro y orina. Una vez acabada era enterrada (o en su defecto, escondida envuelta en tela negra en el fondo de algún armario).

Botella Bellarmine

***

Actualmente, siguen utilizándose y sirven tanto para alejar hechizos y maleficios como para atraer cosas a tu vida. La orina se ha sustituido por vinagre o vino, como elemento purificador (que representan a los fluidos corporales), se añadirán clavos y agujas (disipan la energía negativa), hilos enredados (para que las energías negativas se queden atrapados en ellos), hierbas, inciensos, resinas, cera, flores, cenizas, monedas, virutas de madera, etc. Finalmente la botella, de cristal, se sella con cera. En su origen se enterraba en la chimenea, en los muros de las casas o en el suelo. Ahora se entierran en el patio o el jardín, incluso en una maceta. El cuello de la botella siempre hacia abajo y mientras es enterrada se recita alguna oración de protección o de petición.

Se revisa una vez al año y si se ha roto debe ser sustituida.

*** Mi versión de una botella de bruja.
Pincha la imagen para verla en la galería ‘Coven’ de mi página web “Encuadres de Ligeia Eterna”.

 Maka