“EL ÁRBOL”, de Luis Cernuda*

Plátano de Sombra

Al lado de las aguas está, como leyenda,
En su jardín murado y silencioso,
El árbol bello dos veces centenario,
Las poderosas ramas extendidas,
Cerco de tanta hierba, entrelazando hojas,
Dosel donde una sombra edénica subsiste.

Bajo este cielo nórdico nacido,
Cuya luz es tan breve, e incierta aun siendo breve,
Apenas embeleso estival lo traspasa y exalta
Como a su hermano el plátano del mediodía
Sonoro de cigarras, junto del cual es grato
Dejar morir el tiempo divinamente inútil.

Tras el invierno horrible, cuando sólo la llama
Conforta aquella espera del revivir futuro,
Al pie del árbol brotan lágrimas de la nieve,
Corolas de azafrán, jacintos, asfodelos,
Con pujanza vernal de la tierra, y fielmente
De nueva juventud el árbol se corona.

Son entonces los días, algunos despejados,
Algunos nebulosos, más tibios de este clima,
Sueño septentrional que el sol casi no rompe,
Y hacia el estanque vienen rondas de mozos rubios:
Temblando, tantos cuerpos ligeros, queda el agua;
Vibrando, tantas voces timbradas, queda el aire.

Entre sus mocedades, vida prometedora,
Aunque pronto marchita en usos tristes,
Raro es aquel que siente, a solas algún día
En hora apasionada, la mano sobre el tronco,
La secreta premura de la savia, ascendiendo
Tal si fuera el latido de su propio destino. […]

*Luis Cernuda (Sevilla, 21 de septiembre de 1902 – Ciudad de México, 5 de noviembre de 1963), poeta y crítico literario español, miembro de la Generación del 27.

Compuso este poema en honor a un viejo Plátano de Sombra que contempló en un jardín de la Universidad de Cambridge, donde residió desde Agosto de 1942.

Plátano de Sombra

El Plátano de Sombra o Plátano de Paseo (Platanus hispanica) es un árbol caducifolio de gran envergadura que puede llegar a crecer hasta los 40 metros de altura. Su tronco es recto y con corteza moteada que cae en forma de placas. Su copa es amplia con hojas grandes y palmeadas de color verde que tienen entre 3 y 5 lóbulos triangulares e irregularmente dentados con largos peciolos. En Otoño las hojas se vuelven doradas y marrones y caen formando un precioso manto en el camino con un olor muy evocador. Los frutos maduran a finales de verano y se disponen en aquenios de 3 ó 4 centímetros de diámetro muy peludos. Florece en primavera y las flores están dispuestas en inflorescencias femeninas y masculinas esféricas largamente pedunculadas, terminales, colgantes.

Este árbol lo podemos encontrar muy frecuentemente en parques, jardines, avenidas de muchos pueblos y ciudades.
Su origen es desconocido y puede tratarse de una hibridación entre Platanus orientalis y Platanus occidentalis o americano producida en España en el siglo XVII, de ahí que a esta especie se le haya denominado hispanica.

El plátano simboliza la sombra protectora que engendra sabiduría.
El más conocido de la historia (Árbol de Hipócrates) es un árbol en cuya sombra Hipócrates (460-377 a.C.), padre de la medicina moderna, enseñaba a sus discípulos y bajo él redactó el juramento ético hipocrático.

Luis Cernuda, poeta sevillano de la Generación del 27, compuso un poema en honor a un viejo plátano que contempló en un jardín de la Universidad de Cambridge, donde residió desde Agosto de 1942.

Propiedades medicinales
Se utilizan las hojas y la corteza interior. Sus principios activos son: quercitina, celulosa, taninos, colorante.
Propiedades astringentes y antiinflamatorias.
La corteza es diurética, emética y laxante.
Se ha empleado para curar catarros, mejora la circulación sanguínea, hemorragias, reumatismo, afecciones pulmonares y lavado de heridas.
Modo de empleo mediante decocción y liparolito.

Aromaterapia
El agua de Plátano de Sombra se recomienda para activar la vitalidad tranquilizando al mismo tiempo el sistema nervioso. Nos reconecta con lo apacible, aporta paz y descanso.

Usos
Ornamental.
Su madera se utiliza en carpintería y en ebanistería. Es muy apreciada para quemar por su duración.

La fotografía que acompaña a este post es un retrato robado que le hice a mi hermana y lo he transferido a lienzo, coloreando algunas zonas con acuarelas y creándole un marco con corteza y hoja seca de Platanus hispanica.
Pinchando la imagen accedes a la sección ‘Experimental’ de mi página web “Encuadres de Ligeia Eterna” donde verás este trabajo y otros publicados hasta el momento.

Maka