Inesperada visita a la Catedral de Guadix (Granada) I

Antes de hablaros de la Catedral de Guadix, os contaré cómo llegué hasta allí.

Lo que en un principio iba a ser una mañana tranquila se tornó en una curiosa y fascinante aventura.
Me disponía a irme sola a pasear por el bosque pero antes de llegar a la salida de la autovía, me encontré con operarios realizando trabajos de asfaltado y era imposible salir de ella porque la vía estaba delimitada por conos: sólo tenía la opción de continuar hacia adelante. Buscaba dónde podría dar la vuelta pero algo en mi interior me dijo”continúa” y cuando esto ocurre no hay posibilidad de discusión: continué. Y durante unos kilómetros iba pensando adónde iba y me acordé de un castillo que he visto y fotografiado por fuera en dos ocasiones pero no he podido visitar aún por dentro y el único día de visitas es el miércoles. Así que con la intención de visitarlo, continué conduciendo. Llevaba un rato ya en el coche escuchando Opeth (combinación que me hace entrar en otra dimensión) cuando me di cuenta de que me había equivocado de carretera, había tomado la dirección que no era en un cruce que conozco bien. Pensé que de todas maneras tendría que haber avisado para concretar la visita (lo leí en un cartel la última vez que fui pero no tenía el número y no sabía dónde localizarlo). Ya casi llegando a la provincia de Almería, hice un cambio de sentido y cogí la carretera hacia Guadix. Entonces recordé que hace años estuve en la plaza de la catedral pero no la había visitado. Quería llegar hasta ella y pensaba en que no tenía ni idea de cómo lo haría y una bandada de pájaros apareció y voló sobre la carretera por la que yo iba; seguí a los pájaros. Unos metros después miré a mi izquierda y ahí estaba la Santa Apostólica Iglesia Catedral de la Encarnación de Guadix; y un único aparcamiento libre…

Como era la hora de misa y no permiten visitas durante el culto me di una vuelta para ver la fachada del monumento. Estaba en la puerta principal del templo cuando se me acerca un hombre y me da un papel con información sobre el tren turístico para visitar las cuevas. Le digo que hoy no voy a poder pero él insiste en que seguro que son de mi interés y sé que es así pero tendría que dejarlo para otro día. También me dice que podría visitar el Castillo de la Calahorra (el castillo al que no llegué porque me equivoqué en el cruce) pero que es necesario llamar por teléfono al guía. Entonces, le explico que no sé cómo he llegado hasta allí y que ya había pensado ir a verlo pero que me había perdido y que de todas maneras no sabía cómo quedar con el guía. Me cuenta algunas cosas interesantes del lugar que hacen que aumenten mis ganas de visitarlo mientras, cuál fue mi sorpresa, saca el móvil y me apunta en el papel que me había dado el teléfono fijo y el móvil de esta persona para que pueda concretar una hora de visita un miércoles que me venga bien. Nos despedimos hasta otra ocasión y me dirijo a la puerta de entrada para iniciar mi visita al interior de la Catedral, en la que aguardaba la gran sorpresa…

La Catedral de la Encarnación está construida donde anteriormente estaba la Mezquita Mayor y ésta, a su vez, fue construida donde previamente había una iglesia hispano-visigoda del s. X.
En la Encarnación, de gran riqueza arquitectónica, se fusionan los estilos gótico, renacentista y barroco.
Las obras comenzaron en el s. XVI con Diego de Siloé y acabaron con Gaspar Cayón en el s. XVIII. Tiene tres portadas: Portada Principal, Portada de San Torcuato y Portada de Santiago.
Su torre-campanario es el elemento arquitectónico que más destaca de su exterior, siendo posible su contemplación desde cualquier parte del núcleo urbano y la Hoya de Guadix.
El interior se divide en tres naves separadas por pilares compuestos por columnas de diferentes órdenes que sujetan arcos formeros; crucero y cabecera, acompañada por la capilla mayor, más un tramo de ampliación. Todos estos espacios se cubren con bóveda de crucería, exceptuando la capilla mayor, cubierta con cúpula y presidida por un tabernáculo de carácter neoclásico con la escultura de la Inmaculada. Destaca la cúpula sobre pechinas ubicada entre el altar mayor y el crucero, con claraboyas alveoladas y una linterna de pequeñas dimensiones.
Además de estas estructuras, existe una fantástica girola de cinco tramos que comunica con el presbiterio a través de arcos de medio punto y por la que se accede a la sacristía con portada del siglo XVI.

Con la entrada puedes acceder a la Pinacoteca, el Museo y la Catedral. En el precio de la entrada se incluye audioguía (con gran calidad de audio).
Se permiten las fotografías sin flash.

Portada de San Torcuato (s. XVIII)

Portada de Santiago

Detalles Portada de Santiago

Portada Principal

En la próxima entrada os enseñaré fotos de su magnífico interior y os hablaré de la gran sorpresa que cité anteriormente.

Maka