“SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR”, Federico García Lorca

Yo pronuncio tu nombre
en las noches oscuras,
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
de pasión y de música.
Loco reloj que canta
muertas horas antiguas.

Yo pronuncio tu nombre,
en esta noche oscura,
y tu nombre me suena
más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
y más doliente que la mansa lluvia.

¿Te querré como entonces
alguna vez? ¿Qué culpa
tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma,
¿qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡Si mis dedos pudieran
deshojar a la luna!

Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, 5 de Junio de 1898 – Camino de Víznar a Alfacar, 19 de Agosto de 1936), poeta de la Generación del 27, dramaturgo y prosista granadino.

Maka

Anuncios

Agua de Luna

 

Agua de Luna

Durante el último Plenilunio, Luna de Duelo, preparé lo que se conoce como Agua de Luna.
Su preparación es muy fácil y consiste en cargar el agua con el poder de la Luna. Aunque yo la preparé con la Luna Llena de Noviembre también se puede preparar con las otras fases lunares, un mes o una estación del año en concreto, en fin, según el uso que queramos darle.
El agua puede ser de mar, de río, de lago, de lluvia o simplemente del grifo. Puesta en un bol de cristal transparente la dejaremos toda la noche expuesta a la Luna. Si ya se conoce el propósito para el que se va a usar el agua, una vez lleno el bol la podemos energetizar con pensamientos, palabras e imágenes mientras la tocamos con nuestra mano haciendo círculos en el sentido de las agujas del reloj.
Por la mañana, recogemos el agua y embotellamos.

He leído distintas maneras de prepararla: hay quien repite el proceso varias noches seguidas, quien reza una oración mientras lo prepara, hacerlo en lunes por ser el día de la semana asociado a la Luna, etc. pero creo que, sin duda, lo más efectivo siempre es lo que nos dicte la intuición y el corazón.

Mi agua de Luna huele a Romero y Jazmín porque añadí unas gotas de aceite esencial de ambos. Podría haber usado otros pero en esta ocasión éstos fueron los elegidos. Y la botella, guardada durante unos años, la decoré especialmente para que guardara este líquido mágico. La piedra que está atada en el cuello de la botella con forma de media luna, la encontré durante un paseo y también la guardaba para usarla en algo especial: me pareció muy apropiada para este fin.

Maka

“PROYECTO DE UN BESO”, Leopoldo María Panero

Te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra
te mataré mañana poco antes del alba
cuando estés en el lecho, perdida entre los sueños
y será como cópula o semen en los labios
como beso o abrazo, o como acción de gracias
te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra
y en el pico me traiga la orden de tu muerte
que será como beso o como acción de gracias
o como una oración porque el día no salga
te mataré mañana cuando la luna salga
y ladre el tercer perro en la hora novena
en el décimo árbol sin hojas ya ni savia
que nadie sabe ya por qué está en pie en la tierra
te mataré mañana cuando caiga la hoja
decimotercera al suelo de miseria
y serás tú una hoja o algún tordo pálido
que vuelve en el secreto remoto de la tarde
te mataré mañana, y pedirás perdón
por esa carne obscena, por ese sexo oscuro
que va a tener por falo el brillo de este hierro
que va a tener por beso el sepulcro, el olvido
te mataré mañana cuando la luna salga
y verás cómo eres de bella cuando muerta
toda llena de flores, y los brazos cruzados
y los labios cerrados como cuando rezabas
o cuando me implorabas otra vez la palabra
te mataré mañana cuando la luna salga,
y así desde aquel cielo que dicen las leyendas
pedirás ya mañana por mí y mi salvación
te mataré mañana cuando la luna salga
cuando veas a un ángel armado de una daga
desnudo y en silencio frente a tu cama pálida
te mataré mañana y verás que eyaculas
cuando pase aquel frío por entre tus dos piernas
te mataré mañana cuando la luna salga
te mataré mañana y amaré tu fantasma
y correré a tu tumba las noches en que ardan
de nuevo en ese falo tembloroso que tengo
los ensueños del sexo, los misterios del semen
y será así tu lápida para mí el primer lecho
para soñar con dioses, y árboles, y madres
para jugar también con los dados de noche
te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM. Clica la imagen para ver a mayor tamaño en Encuadres de Ligeia Eterna

“ÚLTIMA LUNA”, de Reinaldo Arenas

Por qué esta sensación de ir a buscarte
hacia donde por mucho que vuele
no he de hallarte.
Qué terror sin tiempo ahora me impele
a por sobre tanto terror siempre evocarte.
No ha de encontrar sosiego nuestra pena
(que hallarlo sería comenzar otra condena)
y por lo mismo jamás cesaré de contemplarte.
Luna, una vez más aquí estoy detenido
en la encrucijada de múltiples espantos.
El pasado es todo lo perdido
y si del presente me levanto
es para ver que estoy herido
(y de muerte)
porque ya el futuro lo he vivido.
Ésa, indiscutiblemente, ésa es la suerte
que por venir del infierno arrostro.
Extraña amante,
sólo me queda contemplar tu rostro
(que es el mío)
porque tú y yo somos un río
que recorre un páramo incesante,
circular e infinito:
un solo grito.

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. "Última Luna".

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. “Última Luna”.

Reinaldo Arenas Fuentes (1943-1990), novelista, dramaturgo y poeta cubano.

Maka