Plantas Mágicas: MADRESELVA

La Madreselva (Lonicera), es un arbusto, originario de China y Japón, que pertenece a la familia de las Caprifoliaceae que está formada por 526 especies. Son arbustos, arqueados o parras sarmentosas, con tallos trepadores formados por hojas verdes opuestas, ovaladas y puntiaguadas de unos  10 cm de longitud. Excelentes para cubrir muros por su habilidad para enredarse. Su momento de floración comienza entre finales de Primavera y principios de Verano. Las flores se presentan en cimas y contienen un néctar muy dulce. Su perfume es muy oloroso y su color puede variar desde el blanco al rosado, pasando por el amarillo crema. Las bayas de esta planta, rojo anaranjadas, son muy tóxicas por lo que no deben consumirse.

Sus propiedades medicinales son innumerables; señalo algunas de ellas:

– Balsámica, expectorante, antiinflamatoria y anticonvulsaiva: para problemas respiratorios (tos, asma, resfriado, bronquitis, gripe… ).

– Hepatoprotectora: protege el hígado tonificándolo y le ayuda a recuperarse en caso de verse afectado con alguna enfermedad.

– Diurética: para eliminar líquidos y depurar el organismo (retención de líquidos, artritis, piedras en el riñón).

– Sedante: para el tratamiento de los nervios y las arritmias.

– Vulneraria, astringente y antiséptica: para tratar llagas, heridas, arrugas…

– Emocionalmente ayuda a: purificar el corazón del ser humano de sentimientos negativos y autodestructivos; contribuye a aclarar la mente en los estados de confusión emocional y ayuda a superar las sensaciones de vacío y soledad.

La madreselva de flor blanca (Lonicera japonica) es uno de los remedios más importantes de la medicina china tradicional (figura en la obra clásica Pen Ts’ao de Shen Nung, del 3000 a. de nuestra era). Los farmacéuticos chinos recogen las flores en verano, por la mañana, después de haberse secado el rocío, y las dejan secar a la sombra. Se dice que las flores, ingeridas durante periodos prolongados, aumentan la vitalidad sexual y prolongan la vida.

Mellie Uyldert señala que las flores de la madreselva tienen un efecto relajante; sus hojas verdiazules, una acción tónica; el líber, un «efecto depurador de la sangre», y que la raíz sirve como colorante azul. El azul es, naturalmente, el color saturnino de la fidelidad, de la añoranza, del blues (melancolía y nostalgia), de las montañas lejanas y azules (terrenos de las cabras montesas), de la «flor azul» de los poetas románticos y de las aves migratorias que buscan huir del presente y retornar al lejano pasado.

Para Edward Bach (padre de la terapia Flores de Bach), la esencia floral está indicada para combatir la nostalgia y la añoranza: «para aquellos que piensan sin cesar en el pasado, añorando los bellos tiempos que quedaron atrás, recordando continuamente a los amigos perdidos o los viejos sueños que no se hicieron realidad. No creen que podrán volver a ser felices».

Madreselva

Las propiedades mágicas de la Madreselva son:

• Género: Masculino.

• Planeta: Júpiter.

• Elemento: Tierra.

Utilizada para:

Atraer el dinero: la madreselva se ha quemado como incienso desde la antigüedad dentro de los hogares y viviendas para la prosperidad. Se dice que la quema de la madreselva puede atraer y mantener las bendiciones financieras en el hogar. El aroma dulce y limón de la madreselva endulza los pensamientos de aquellos que lo huelen provocando la generosidad.

Poderes psíquicos: el aroma de la madreselva trabaja para despejar la mente, fortalecer los poderes psíquicos y agudizar la intuición.

Protección: protege los lazos de amor.

El aceite esencial es muy apreciado y resulta conveniente usarlo en rituales de evocación. Además, se usa en los rituales de unión de parejas con problemas o para encontrar un alma gemela.

Esta planta tan romántica está asociada a la sensualidad y el erotismo por sus formas. Representa al laberinto en busca del alma y ayuda a protegerse de las distracciones. Aporta armonía, pureza, sabiduría, inocencia, comunicación con la naturaleza y se puede usar para comprender el pasado. Las madreselvas son fuertemente «astrales», como dijo Rudolf Steiner, pues su extraña fisionomía entraña algo anímico. El ovario ínfero, que se va convirtiendo en bayas más o menos venenosas de color rojo intenso o negro profundo, es un indicio de la astralidad de esta planta.

Comúnmente se creía que la madreselva que crecía alrededor de una puerta de entrada traía buena suerte al hogar y, en Escocia, que impedía la entrada de las brujas. Tener flores de esta planta en casa significaba que pronto entraría dinero en ésta.

En Inglaterra, regalar una rama florida de madreselva significaba la promesa del amor eterno: «I plight thee my throth» [Te juro fidelidad].

Así como se entrelaza la madreselva anudándose en infinitas vueltas; así se entrelazan los corazones, inundados de un verdadero amor.

Se decía que aquellos que aderezaban su vestido con estas flores soñarían con su verdadero amor. En el siglo XIX, no era extraño advertir a las jovencitas de que no llevaran estas flores a su casa, pues sus sueños podían acabar siendo un poco subidos de tono.

En la Literatura se menciona a la madreselva:

«pergolada de fragante madreselva»

“El sueño de una noche de verano”, William Shakespeare

——-

«Senteme a vigilar en la ribera

de hiedra revestida, entreverada

de ondeante madreselva»

John Milton

——-

«La madreselva trepaba complacida

por el bajo risco y la muralla en ruinas»

Walter Scott

Maka

Anuncios

PLANTAS MÁGICAS: HIERBA DE SAN JUAN

Su nombre científico es Hypericum perforatum. También la conocemos como Hierba de San Juan (basado en la leyenda que hace referencia a la decapitación de San Juan Bautista), Hipérico (de Helios Hyperion, ‘Sol en lo más alto’  Dios del Sol para los griegos. En algunos textos mitológicos aparece Helios e Hyperion como dioses diferentes) o Corazoncillo, entre otros.

De la familia de las gutíferas, alcanza hasta un metro de altura y es amante de los lugares próximos a los humanos por eso crece, entre Junio y Septiembre, en los bordes de los caminos, además de encontrarla en campos abandonados soleados, entre la maleza y las zarzas. Los tallos ramificados poseen hojas alternas que miradas al trasluz, y debido a las glándulas de aceite (que absorben la luz solar y estelar), parecen “perforadas”, de ahí su nombre botánico. Las flores son de color amarillo vivo de cinco pétalos, con diminutos puntos negros y numerosos estambres. La parte de la planta que se utiliza para cosmética y como remedio natural son las sumidades floridas. Se recolecta sin arrancar la planta, de forma que siempre pueda continuar su reproducción.

Médicos antiguos como Hipócrates, Plinio el Viejo, Dioscórides o Galeno ya conocían las virtudes de esa planta: cicatrizante, antiséptico, somnífero y antibacteriano. Es el mejor antidepresivo natural por su carga solar tan potente, es como la luz en la oscuridad más profunda, de ahí su efecto beneficioso para esta enfermedad. Está recomendada para tratar heridas internas y externas: ulceraciones, quemaduras producidas por la acción del sol, eritemas, contusiones, calambres musculares, varices, neuralgias, trastornos del sueño y tensión nerviosa. Contiene aceite esencial, tanino, flavonoides, hipericina (produce fotosensibilidad), hiperósido, rutina y quercetol.

Sus propiedades mágicas alcanzan su plenitud durante el solsticio de verano, cuando está en el apogeo de su floración. Es una de las plantas que forman el caldero mágico de la noche de San Juan.

Los griegos creían que su aroma alejaba a los malos espíritus y apariciones, creencia que persistió a lo largo de la Edad Media. Se quemaba en la casa donde se pensaba que había entrado el demonio; con el nombre de “fuga demonum” (el azote del demonio) se utilizó en exorcismos por sus virtudes cabalísiticas. De forma preventiva, se colgaban ramilletes de Hierba de San Juan en las ventanas del hogar para que las brujas y los magos con malas intenciones no pudieran entrar, así como sus maleficios.

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Hierba de San Juan".

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Hierba de San Juan”.

 

Maka

PLANTAS MÁGICAS: LA RUDA

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Ruda".

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Ruda”.

La ruda es una planta preciosa, originaria de los países mediterráneos orientales y Asia Menor, con un penetrante e inconfundible olor. Cultivada puede alcanzar hasta un metro de altura, con un tallo cilíndrico, muy ramificado. Sus hojas poseen un color verde azulado llamativo y sus flores son amarillas con 4 o 5 pétalos. El fruto es una cápsula que contiene numerosas semillas negras. Pertenece a la familia de las Rutáceas y hay ejemplares macho y hembra. Está prohibida en España desde 2004 por su alta toxicidad, es por ello que comprarla se convierte en algo casi imposible porque ya no se comercializa. De cualquier modo, es una planta silvestre que crece de 2 a 6 metros en zonas secas, cálidas y rocosas siendo el mes de Agosto el momento idóneo de recolección. Para su multiplicación se utilizan semillas, plantándolas en Abril. Desde hace siglos se ha usado con fines medicinales, culinarios y mágicos:

  • Aplicaciones terapéuticas. Es eficaz para calmar la ansiedad, la histeria, parásitos intestinales y antiepiléptica (infusión) y los dolores artríticos y musculares (aceite). Tiene propiedad antihemorrágica en sangrados nasales y oculares. Recomendado en casos de amenorreas pero hay que tener mucho cuidado porque en caso de estar embarazada su toma puede ocasionar peligros en la salud del feto por su efecto abortivo; está totalmente desaconsejada durante el embarazo. Un uso incorrecto de ruda puede ocasionar diarreas, vómitos y pigmentación de la piel por efecto de la luz. Una sobredosis puede producir convulsiones e incluso la muerte.
  • Usos culinarios. Especialmente apreciada por su gusto entre picante y amargo y su aroma. Utilizada en bebidas alcohólicas como la grappa (popular licor italiano), salsas, vinagres aromatizantes. También en mezcla de especias como el berbere y la mitmita y añadida en el café como saborizante (Etiopía).
  • Uso en la hechicería. Desde la antigüedad se le atribuyen propiedades mágicas y por ello era (y es) utilizada por las brujas para sus conjuros y maldiciones. En rituales ancestrales ingerían infusiones de ruda para purificar su interior pues ésta estaba relacionada con la pureza; también se la relaciona con la feminidad y el perdón. Ayuda a aumentar el poder del control mental. La propiedad más destacada de la Ruta graveolens es su poder protector de ataques psíquicos, accidentes, mal de ojo, envidias, etc. Tener ruda en el hogar protege la casa y a sus habitantes de malas energías pues absorbe las negatividades y rompe hechizos. Para lograr un mayor efecto puede enterrarse en su tierra restos de las uñas que nos cortamos, e incluso el cabello que se cae. También se puede preparar una colonia para rociarnos con ella antes de salir a la calle y obtener su protección.

Maka