“EL VALLE PERDIDO” (frag.), Algernon Blackwood

<< Aceleró un poco el paso. El viento fresco que le había azotado la cara al principio de la tarde en las alturas seguía ahora con él, cuesta abajo, incitándole a seguir con deliberada urgencia, como si le empujase por detrás un millar de manos suaves. Y había espíritus en el viento, ese día. Oía sus voces; y distinguía allá abajo, por el movimiento de las copas de los árboles, cómo culebreaban pendiente arriba hacia él, a través de millas de bosque. (…) Algo que era ajeno a la vida, extraño, al menos, a la vida normal que había conocido hasta aquí, comenzaba a invadir solapadamente su alma agobiada…>>

 

Algernon Blackwood (1869-1951), escritor, periodista y narrador de radio inglés. Sus obras están consideradas como grandes obras maestras de la literatura de terror. Fue un prolífico autor de relatos fantásticos y cuentos de fantasmas.

Amante apasionado de la Naturaleza y entusiasta ocultista miembro de la Golden Dawn (junto a Aleister Crowley, Arthur Machen, William Butler Yeats, Bram Stoker, entre otros), ejerció gran influencia en H.P. Lovecraft iniciando éste su famoso relato “La llamada de Cthulhu” con la siguiente cita:
“Resulta concebible pensar en la supervivencia de tales poderes y criaturas […] una supervivencia de una época inmensamente remota en la que […] la consciencia estaba manifestada. quizá, en formas y figuras que desaparecieron hace mucho ante el avance de la humanidad […] formas de las que sólo la poesía y la leyenda captaron un fugaz recuerdo llamándolas dioses, monstruos, y criaturas míticas de todo tipo y especie…” -Algernon Blackwood

Falleció de una trombosis cerebral por arteriosclerosis.

Maka

“A MI HIJO”, Miguel Hernández

Miguel Hernández (30 de octubre de 1910- 28 de marzo de 1942) fue poeta y dramaturgo, uno de los escritores más importantes de la literatura española del siglo XX.

“A mi hijo” está dedicado a su primogénito, Manuel Ramón, que murió a los diez meses de edad, el 9 de octubre de 1938. La primera frase del poema parece presagiar lo que ocurriría con su propia muerte (no pudieron cerrarle los ojos al fallecer) que inspiraría “Elegía en la muerte de Miguel Hernández”, escrita por su gran amigo y gran poeta Vicente Aleixandre (1898-1984). Sobre la profunda amistad de ambos poetas, Editorial Espasa publicó en 2015 “De Nobel a novel. Epistolario inédito de Vicente Aleixandre a Miguel Hernández y Josefina Manresa”.

El sublime poema sobrecoge por su profunda tristeza y te quiebra por dentro.
Es el siguiente:

Te has negado a cerrar los ojos, muerto mío,
abiertos ante el cielo como dos golondrinas:
su color coronado de junios, ya es rocío
alejándose a ciertas regiones matutinas.

Hoy, que es un día como bajo la tierra, oscuro,
como bajo la tierra, lluvioso, despoblado,
con la humedad sin sol de mi cuerpo futuro,
como bajo la tierra quiero haberte enterrado.

Desde que tú eres muerto no alientan las mañanas,
al fuego arrebatadas de tus ojos solares:
precipitado octubre contra nuestras ventanas,
diste paso al otoño y anocheció los mares.

Te ha devorado el sol, rival único y hondo
y la remota sombra que te lanzó encendido;
te empuja luz abajo llevándote hasta el fondo,
tragándote; y es como si no hubieras nacido.

Diez meses en la luz, redondeando el cielo,
sol muerto, anochecido, sepultado, eclipsado.
Sin pasar por el día se marchitó tu pelo;
atardeció tu carne con el alba en un lado.

El pájaro pregunta por ti, cuerpo al oriente,
carne naciente al alba y al júbilo precisa;
niño que sólo supo reir, tan largamente,
que sólo ciertas flores mueren con tu sonrisa.

Ausente, ausente, ausente como la golondrina,
ave estival que esquiva vivir al pie del hielo:
golondrina que a poco de abrir la pluma fina,
naufraga en las tijeras enemigas del vuelo.

Flor que no fue capaz de endurecer los dientes,
de llegar al más leve signo de la fiereza.
Vida como una hoja de labios incipientes,
hoja que se desliza cuando a sonar empieza.

Los consejos del mar de nada te han valido…
Vengo de dar a un tierno sol una puñalada,
de enterrar un pedazo de pan en el olvido,
de echar sobre unos ojos un puñado de nada.

Verde, rojo, moreno: verde, azul y dorado;
los latentes colores de la vida, los huertos,
el centro de las flores a tus pies destinado,
de oscuros negros tristes, de graves blancos yertos.

Mujer arrinconada: mira que ya es de día.
(¡Ay, ojos sin poniente por siempre en la alborada!)
Pero en tu vientre, pero en tus ojos, mujer mía,
la noche continúa cayendo desolada.

Maka

Cementerio de San Eufrasio (Jaén)

El Cementerio de San Eufrasio, conocido como cementerio viejo, fue construido en 1829 por el arquitecto Manuel López Lara. Es el lugar de descanso de muchos personajes ilustres de la sociedad jiennense de los siglos XIX y XX donde también están enterrados los restos de cadáveres de personas ejecutadas durante la Guerra Civil.
Su deterioro no deja indiferente y son muchos los lugares que estremecen como es el monumento erigido a los ajusticiados por el franquismo frente al ‘corralillo de los ahorcados’, zona destinada a no católicos, suicidas y no bautizados.
En 2002 se clausuró para enterramientos.
En 2011 fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) pero su estado de abandono y ruina es lamentable.
Lo visité en Junio de 2012 y, hasta hoy, es el único cementerio que me ha causado tal desasosiego (se respiraban la pena y el olvido) que a pesar de mi curiosidad por verlo entero sentía una gran necesidad de salir de aquel recinto que me dejó sin energía. Tardé varios días en recuperarme.

Desamparados

Clica la imagen y la verás a mayor tamaño en mi página web: Encuadres de Ligeia Eterna.

Regresé un par de meses después, aproximadamente, para volver a fotografiarlo pero estaba cerrado.
En Diciembre del mismo año el Ayuntamiento de Jaén ordenó el cierre provisional del cementerio debido al derrumbe de tres torres de nichos.

En Diciembre de 2014 la Asociación Iuventa organiza una visita guiada, actividad enmarcada en las VII Jornadas “Jaén la Más Misteriosa de las Andalucías”, a cargo de José Manuel Higueras Lorite.

A pesar de que se había iniciado un proceso de recuperación del camposanto, desconozco cuál es la situación actual.

Otra fotografía tomada en este cementerio, que publiqué hace ya algún tiempo en el blog, podéis verla también en mi página web. Pertenece a Spiritualized en la galería Surrealismos y es: “No me olvides“.

Maka

“PROYECTO DE UN BESO”, Leopoldo María Panero

Te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra
te mataré mañana poco antes del alba
cuando estés en el lecho, perdida entre los sueños
y será como cópula o semen en los labios
como beso o abrazo, o como acción de gracias
te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra
y en el pico me traiga la orden de tu muerte
que será como beso o como acción de gracias
o como una oración porque el día no salga
te mataré mañana cuando la luna salga
y ladre el tercer perro en la hora novena
en el décimo árbol sin hojas ya ni savia
que nadie sabe ya por qué está en pie en la tierra
te mataré mañana cuando caiga la hoja
decimotercera al suelo de miseria
y serás tú una hoja o algún tordo pálido
que vuelve en el secreto remoto de la tarde
te mataré mañana, y pedirás perdón
por esa carne obscena, por ese sexo oscuro
que va a tener por falo el brillo de este hierro
que va a tener por beso el sepulcro, el olvido
te mataré mañana cuando la luna salga
y verás cómo eres de bella cuando muerta
toda llena de flores, y los brazos cruzados
y los labios cerrados como cuando rezabas
o cuando me implorabas otra vez la palabra
te mataré mañana cuando la luna salga,
y así desde aquel cielo que dicen las leyendas
pedirás ya mañana por mí y mi salvación
te mataré mañana cuando la luna salga
cuando veas a un ángel armado de una daga
desnudo y en silencio frente a tu cama pálida
te mataré mañana y verás que eyaculas
cuando pase aquel frío por entre tus dos piernas
te mataré mañana cuando la luna salga
te mataré mañana y amaré tu fantasma
y correré a tu tumba las noches en que ardan
de nuevo en ese falo tembloroso que tengo
los ensueños del sexo, los misterios del semen
y será así tu lápida para mí el primer lecho
para soñar con dioses, y árboles, y madres
para jugar también con los dados de noche
te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM. Clica la imagen para ver a mayor tamaño en Encuadres de Ligeia Eterna

“LOS DOS TERRORES”(The two terrors), Amy Levy*

Two terrors fright my soul by night and day:
The first is Life, and with her come the years;
A weary, winding train of maidens they,
With forward-fronting eyes, too sad for tears;
Upon whose kindred faces, blank and grey,
The shadow of a kindred woe appears.
Death is the second terror; who shall say
What form beneath the shrouding mantle nears?

Which way she turn, my soul finds no relief,
My smitten soul may not be comforted;
Alternately she swings from grief to grief,
And, poised between them, sways from dread to dread.
For there she dreads because she knows; and here,
Because she knows not, only faints with fear.

——-

Dos terrores atormentan mi alma noche y día:
El primero es la Vida, y con ella el tiempo;
Un cansado y lánguido tren de miserias,
Con ojos anhelantes, demasiado tristes para llorar;
Sobre cuyos rostros, pálidos y grises,
Se extiende la sombra de un infortunio.
La Muerte es el segundo terror;
¿Bajo qué forma su manto negro se acercará?

Mi alma no encuentra alivio en la elección,
Podrá ser golpeada mas nunca consolada;
Ella se balancea entre pena y dolor,
Atrapada entre dos términos, sacudida.
De uno teme lo que ya conoce,
Del otro, sus benditos horrores desconocidos.

Pincha la imagen para verla mejor en mi página web.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM.

* Amy Levy  (10 de noviembre de 1861 – Londres, 10 de septiembre de 1889). Escritora de ensayos, poemas y novelas. Muchos de sus trabajos fueron publicados en la revista Women’s World, dirigida por Oscar Wilde.
Debido a la sordera y la depresión que padecía, se suicidó inhalando una dosis letal de monóxido de carbono.

Maka