“LA TUMBA”, Robert Blair

“The Grave” (1743)

Robert Blair (1699-1746), poeta escocés perteneciente al grupo conocido como Graveyard Poets, considerados los precursores del género gótico.

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Tumba".

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Tumba”.

Mientras algunos sufren el sol, otros la sombra,

Unos huyen a la ciudad, otros a la ermita;

Sus objetivos son tantos como los caminos que toman

En la jornada de la vida; y esta tarea es la mía:

Pintar los sombríos horrores de la tumba;

El lugar designado para la cita,

Donde todos estos peregrinos se encuentran.

¡Tu socorro imploro, Rey Eterno! cuyo brazo

Fuerte sostiene las llaves del infierno y la muerte,

De aquella cosa temible, La Tumba.

Los hombres tiemblan cuando Tú los convocas:

La Naturaleza horrorizada se despoja de su firmeza

¡Ah, Cuán oscuros son tus extensos reinos,

Creciendo largo tiempo en deshechos pesarosos!

Donde sólo reina el silencio y la noche, la oscura noche,

Oscura como lo era el caos antes de que el sol

Comenzara a rodar, o de que sus rayos intentaran

Azotar la penumbra de tu profundidad.

La vela enferma, resplandeciendo tenuemente

A través de las bajas y brumosas bóvedas,

(Acariciando el lodo y la humedad mohosa)

Deja escapar un horror inabarcable,

Y sólo sirve para hacer tu noche más funesta.

Bien te conozco en la forma del Tejo,

¡Árbol triste y maligno! Que adora habitar

Entre los cráneos y ataúdes, epitafios y gusanos:

Donde rápidos fantasmas y sombras visionarias,

Bajo la pálida, fría luna (como es bien sabido)

Encapuchados realizan sus siniestras rondas,

¡Ninguna otra alegría tienes, árbol embotado!

Observad aquel santo templo, la piadosa labor

De nombres una vez célebres, ahora dudosos u olvidados,

Enterrados en la ruina de las cosas que fueron;

Allí yace sepultado el muerto más ilustre.

¡Escuchad, el viento se alza! ¡Escuchad cómo aulla!

Creo que nunca escuché un sonido tan triste:

Puertas que crujen, ventanas agitadas,

Y el pájaro hediondo de la noche,

Estafado en las espinas, gritando en los pasos sombríos

Su ronda negra y rígida, colgando

Con los fragmentos de escudos y armas andrajosas,

Enviando atrás sus sonidos, cargando el aire pesado

De los nichos bajos, las Mansiones de los muertos.

Despertados de sus sueños, las duras y severas filas

De espantosos espectros se movilizan,

Sonrisa horrible, obstinadamente malhumorados,

Pasan y vuelven a pasar, veloces como el paso de la noche.

¡Otra vez los chillidos del búho! ¡Canto sin gracia!

No escucharé más, pues hace que la sangre fluya helada.

Alrededor del túmulo, una fila de venerables olmos

Enseñan un espectáculo desigual,

Azotados por los rudos vientos; algunos

Desgarran sus grietas, sus troncos añejos,

Otros pierden vigor en sus copas, tanto

Que ni dos cuervos pueden habitar el mismo árbol.

Cosas extrañas, afirman los vecinos, han pasado aquí;

Gritos salvajes han brotado de las fosas huecas;

Los muertos han venido, han caminado por aquí;

Y la gran campana ha sonado: sorda, intacta.

(Tales historias se aclaman en la vigilia,

Cuando se acerca la encantada hora de la noche).

A menudo, en la oscuridad, he visto en el camposanto,

A través de la luz nocturna que se filtra por los árboles,

Al muchacho de la escuela, con sus libros en la mano,

Silbando fuerte para mantener el ánimo,

Apenas inclinándose sobre las largas piedras planas,

(Con el musgo creciendo apretado, con ortigas bordadas)

Que hablan de las virtudes de quien yace debajo.

Repentinamente él comienza, y escucha, o cree que escucha;

El sonido de algo murmurando en sus talones;

Rápido huye, sin atreverse a una mirada atrás,

Hasta que, sin aliento, alcanza a sus compañeros,

Que se reúnen para oír la maravillosa historia

De aquella horrible aparición, alta y pavorosa,

Que camina en la quietud de la noche, o se alza

Sobre alguna nueva tumba abierta; y huye (¡cosa asombrosa!)

Con la melodía evanescente del gallo.

También a la nueva viuda, oculto, he vislumbrado,

¡Triste visión! Moviéndose lenta sobre el postrado muerto:

Abatida, ella avanza enlutada en su pena negra,

Mientras mares de dolor borbotean de sus ojos,

Cayendo rápido por las mejillas frágiles,

Nutriendo la humilde tumba del hombre amado,

Mientras la atribulada memoria se atormenta,

En bárbara sucesión, reuniendo las palabras,

Las frases suaves de sus horas más cálidas,

Tenaces en su recuerdo: Todavía, todavía ella piensa

Que lo ve, y en la indulgencia de un pensamiento cariñoso

Se aferra aún más al césped insensato,

Sin observar a los caminantes que por allí pasan.

¡Tumba injusta! ¿cómo puedes separar, desgarrar

A quienes se han amado, a quienes el amor hizo uno?

Un lazo más obstinado que las cadenas de la Naturaleza.

¡Amistad! el cemento misterioso del alma,

Endulzador de la vida, unificador de la sociedad,

Grande es mi deuda. Tú me has otorgado

Mucho más de lo que puedo pagar.

A menudo he transitado los trabajos del amor,

Y los cálidos esfuerzos de un corazón apacible,

Ansioso por complacer. ¡Oh, cuando mi amigo y yo,

Sobre alguna gruesa madera vaguemos desatentos,

Ocultos al ojo vulgar, sentados sobre el banco

Inclinado cubierto de prímulas!,

Donde la corriente límpida corre a lo largo

De aquella grata marea bajo los árboles,

Susurrando suave, se oye la voz aguda del tordo,

Reparando su canción de amor; el delicado mirlo

Endulza su flauta, ablandando cada nota:

El escaramujo olía más dulce, y la rosa

Asumía un tinte más profundo; mientras cada flor

Competía con su vecina por la lujuria de sus ropas;

¡Ah, entonces el día más largo del verano

Parece demasiado apresurado, y todavía el corazón pleno

No había impartido su mitad: era aquella una felicidad

Demasiado exquisita como para perdurar!

¡De las alegrías perdidas, aquellas que no volverán,

Cuán doloroso es su recuerdo!

William Blake_ The Skeleton Reanimated (1805).

William Blake_ The Skeleton Reanimated (1805) *

* Acuarela realizada por William Blake para ilustrar “La tumba” de Robert Blair.

Maka

Anuncios

“ELEGÍA ESCRITA EN UN CEMENTERIO DE ALDEA”, Thomas Gray

Thomas Gray (1716-1771), poeta inglés perteneciente al grupo conocido como Graveyard Poets, considerados los precursores del género gótico.

“Elegy Written in a Country Churchyard” (Traducido por RUPÉREZ, Ángel. “Antología de la poesía inglesa”. Madrid: Austral, 2000).

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Lejos del mundanal ruido".

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Lejos del mundanal ruido”.

El toque de campana dobla al caer la tarde,

y el balar del rebaño cruza tranquilo el prado;

vuelve a casa el labriego con su paso cansado,

dejándonos el mundo a la noche y a mí.

El desvaído paisaje va perdiendo colores

y en todo el aire flota una solemne calma,

que sólo rompe el ruido del moscardón volando

y el cencerreo monótono de lejanos rebaños;

de la torre a lo lejos recubierta de hiedra

la afligida lechuza a la luna se queja

de los que merodean por sus íntimas ramas,

perturbando su antiguo y desierto dominio.

Bajo estos toscos olmos, a la sombra del tejo,

donde la hierba crece en sinuosos montones,

yaciendo para siempre, en sus angostas celdas,

los sencillos ancestros de la aldea reposan.

Ni el alegre reclamo del alba perfumada,

el vencejo gorjeando sobre los cobertizos,

el gallo cantarín o el eco de las cuernas

podrán ya levantarlos de sus humildes lechos.

Para ellos nunca más calentará ya el fuego,

ni la ajetreada esposa le ofrecerá sus mimos:

no habrá niños que corran gangueando a su regreso

trepando a sus rodillas para el deseado beso.

Con frecuencia a su hoz se rendían las cosechas

y su surco ya ha roto la endurecida tierra.

¡Cuán felices guiaban sus yuntas por el campo!

¡Cómo ante su firme hacha se rendían los bosques!

Que la Ambición respete su provechoso esfuerzo,

sus gozos hogareños y su destino oscuro;

que la Grandeza escuche sin risa desdeñosa

las sencillas y simples historias de los pobres.

La gloria de la heráldica, la pompa del poder,

y todo lo que aportan la riqueza y belleza

aguardan por igual la inevitable hora:

los senderos de gloria conducen a la tumba.

Y vosotros, altivos, no los culpéis del hecho

de que en sus tumbas no haya trofeos a la Memoria,

mientras que en los pasillos largos, de rancias criptas,

el sonoro motete aumenta la alabanza.

¿Pueden urnas grabadas o bustos animados

hacer volver a casa el efímero hálito?

¿Puede la voz altruista retar al mudo polvo

o ablandar los halagos a la fría y sorda muerte?

En este sitio ausente, quizá puede que duerma

algún alma insuflada de fuego celestial

o unas manos que asieran el cetro del imperio,

o que a la eterna lira al éxtasis llamaran.

Pero el Conocimiento a sus ojos jamás

desplegó su amplia página con el saber del tiempo;

la gélida Penuria reprimió su noble ira,

helando en esas almas su torrente genial.

Muchas piedras preciosas del más puro color

soportan sombrías cuevas del insondable océano:

muchas flores se abren sin que nadie las vea

y malgastan su aroma en el aire desierto.

Algún Hampden aldeano, que con corazón bravo

soportó al tiranuelo que mandaba en sus campos;

algún callado Milton o algún Cromwell sin culpa

de la sangre en su tierra, puede que aquí descansen.

Ordenar el aplauso del paciente senado,

despreciar la miseria y el reto del dolor,

distribuir la abundancia sobre risueñas tierras

y contar sus historias a ojos de la nación

prohibióselo la suerte: no sólo limitando

sus crecientes virtudes sino también sus crímenes;

prohibióles alcanzar con masacres el trono

y cerrarles las puertas de la piedad a los hombres,

ocultar las punzadas de la verdad consciente,

sofocar los rubores de la ingenua vergüenza

o colmar los altares del Orgullo y Lujuria

con incienso prendido en llamas de la Musa.

Lejos de las refriegas de las turbas febriles

sus sensatos deseos nunca fueron erróneos;

junto al frío y recluido páramo de la vida

transcurrió silencioso el curso de su viaje.

Y así, por proteger estos huesos de ultrajes

muy cerca se erigieron frágiles monumentos

adornados con toscas esculturas y versos,

implorando al transeúnte la ofrenda de un suspiro.

Sus nombres y sus años la inculta musa enuncia,

la causa de su fama y la razón del poema:

y siembra junto a ellos muchos textos sagrados

que enseñan a morir al moralista aldeano.

¿Quién sintiéndose presa del estúpido olvido

renunció a una existencia ávida y agradable

dejando atrás lo cálido de los días felices,

sin mirar hacia atrás con tenaz añoranza?

El alma que se marcha confía en un cuerpo amado,

los ojos que se cierran requieren llanto amigo;

desde la tumba incluso la Natura nos llama

y hasta en nuestras cenizas sus anhelos habitan.

A ti, que te preocupas por los muertos anónimos

estas líneas te narran sus sencillas historias;

si alguna vez guiada por su retraída vida

se acercara algún alma a conocer tu sino,

podría un zagal granado decir alegremente:

“Con frecuencia lo vimos al despuntar el alba

con paso presuroso evitando el rocío

para el sol descubrir en los prados del valle.

Allí, al pie de aquella combada y lejana haya

que ascendiendo retuerce sus míticas raíces,

su longitud indolente al mediodía alargaba

y en sonoros arroyos fijaba la mirada.

Junto a aquel bosque estaba sonriendo desdeñoso,

vagaba murmurando veleidosas quimeras,

cabizbajo, afligido, cual niño abandonado,

de preocupación loco o por amor herido.

Un día noté su ausencia por la colina amiga,

al lado de los brezos, junto a su árbol querido;

y transcurrió otro día: mas ya no lo encontraron

ni al lado del arroyo, en el bosque o el prado;

Al siguiente, con cánticos y vestidos de luto,

lentamente a la iglesia vimos que lo llevaban.

Acércate (tú puedes) y lee esta inscripción

grabada aquí en la lápida bajo el vetusto espino”.

Epitafio

Aquí yacen los restos, en la tierra materna,

de un joven ignorado por la Fama y Fortuna;

bien aceptó la Ciencia su humilde nacimiento,

Melancolía marcólo como si fuera suyo.

Tan grande fue su entrega como su alma sincera,

por eso envióle el Cielo una gran recompensa:

su fortuna (una lágrima) se la dio a la Miseria,

un amigo (su anhelo) arrebatóle al cielo.

Para poder contarlos no examines sus méritos

ni saques sus flaquezas de su feroz morada:

allí también reposan con trémula esperanza

el seno de su Padre y el seno de su Dios.

Maka