“UNA CASA EN LA OSCURIDAD”(Frag.), José Luís Peixoto

《Cuando desperté, no sabía nada del mundo que no fuese la derrota. Me dolía el cuerpo tibio bajo la ropa arrugada, floja y tibia. Caminaba con pasos descoordinados por el pasillo. Era de día, pero estaba perdido en el tiempo. No sabía la hora, porque estaba en un instante sin horas, en un tiempo sin hora, entre las horas. Miré un reloj sin verlo, porque no creía que mis ojos pudiesen ver. Los colores borrosos. Los objetos fuera de su sitio. La claridad sin distinguirse de la oscuridad.》

José Luís Peixoto (nacido el 4 de septiembre de 1974), escritor, poeta y dramaturgo portugués.

“Thomas el Oscuro”(Frag.), Maurice Blanchot

《Y cayó en los círculos mayores, análogos a los del infierno, pasando, relámpago de razón pura, por el momento crítico donde es necesario, permanecer en el absurdo y, habiendo abandonado lo que todavía puede representarse, añadir indefinidamente la ausencia a la ausencia y a la ausencia de la ausencia y a la ausencia de la ausencia de la ausencia, y así, con esta máquina aspirante, hacer desesperadamente el vacío. Entonces comienza la verdadera caída, aquella que se anula a sí misma; nada eternamente devorada por una nada más pura.》

Maurice Blanchot (Quain, cerca de Devrouze, Saona y Loira, 22 de septiembre de 1907 – Le Mesnil-Saint-Denis, Yvelines, 20 de febrero de 2003). Fue un escritor, crítico literario e intelectual francés.

http://www.ub.edu/las_nubes/archivo/14/nubesyclaros/textos/blanchot2.html

“EL ÚLTIMO INTENTO”, de Yevgueni Yevtushenko

A Masha
El último intento de ser feliz
ciñéndome a todas tus curvas, todas tus sinuosidades,
a la blancura trémula y balbuceante
y a las bayas con el opio del saúco.El último intento de ser feliz
como si mi fantasma, al filo del abismo,
quisiera saltar huyendo de todas las ofensas,
allá donde hace mucho estaba yo arruinado.Allí sobre mis huesos rotos
se posa una libélula,
y las hormigas visitan tranquilamente
las cuencas de lo que ayer fueron mis ojos.

Ya me hice alma. Ya no estoy en mi cuerpo.
Escapé a mi prisión de huesos
pero me hastían los fantasmas
y otra vez me llaman los abismos.

Un fantasma enamorado ahuyenta más que un cadáver.
Pero tú no te asustaste sino que comprendiste
y juntos nos hemos arrojado como a un abismo
y el abismo desplegó unas blancas alas
que nos levantó sobre la niebla.

Y estamos tendidos juntos, no en la cama
sino en la niebla que apenas nos sostiene.
Soy un fantasma. Ya no se quiebra mi cuerpo
pero tú estás viva y temo por ti.

Otra vez revolotea el cuervo fúnebre
en espera de carne fresca, como en el campo de batalla.
El último intento de ser feliz.
El último intento de amar.

Unheimlich

Unheimlich

Yevgueni Aleksándrovich Yevtushenko nació en Siberia, el 18 de julio de 1933
Es miembro honorario de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga y de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras; miembro de Academia Europea de Ciencias y Artes y profesor de las univesidades de Pittsburgh y Santo Domingo.
Sus obras se han traducido en setenta idiomas.
Murió en Tulsa, Oklahoma, Estados Unidos, el 1 de abril de 2017.

 

“CAE EL SOL”*, de José Hierro

Perdóname. No volverá a ocurrir.
Ahora quisiera
meditar, recogerme, olvidar: ser
hoja de olvido y soledad.
Hubiera sido necesario el viento
que esparce las escamas del otoño
con rumor y color.
Hubiera sido necesario el viento.

Hablo con la humildad,
con la desilusión, la gratitud
de quien vivió de la limosna de la vida.
Con la tristeza de quien busca
una pobre verdad en que apoyarse y descansar.
La limosna fue hermosa —seres, sueños, sucesos, amor
don gratuito, porque nada merecí.

¡Y la verdad! ¡Y la verdad!
Buscada a golpes, en los seres,
hiriéndolos e hiriéndome;
hurgada en las palabras;
cavada en lo profundo de los hechos
—mínimos, gigantescos, qué más da:
después de todo, nadie sabe
qué es lo pequeño y qué lo enorme;
grande puede llamarse a una cereza
(«hoy se caen solas las cerezas»,
me dijeron un día, y yo sé por qué fue),
pequeño puede ser un monte,
el universo y el amor.

Se me ha olvidado algo
que había sucedido.
Algo de lo que yo me arrepentía
o, tal vez, me jactaba.
Algo que debió ser de otra manera.
Algo que era importante
porque pertenecía a mi vida: era mi vida.
(Perdóname si considero importante mi vida:
es todo lo que tengo, lo que tuve;
hace ya mucho tiempo, yo la habría vivido
a oscuras, sin lengua, sin oídos, sin manos,
colgado en el vacío,
sin esperanza).

Pero se me ha borrado
la historia (la nostalgia)
y no tengo proyectos
para mañana, ni siquiera creo
que exista ese mañana (la esperanza).
Ando por el presente
y no vivo el presente
(la plenitud en el dolor y la alegría).
Parezco un desterrado
que ha olvidado hasta el nombre de su patria,
su situación precisa, los caminos
que conducen a ella.
Perdóname que necesite
averiguar su sitio exacto.

Y cuando sepa dónde la perdí,
quiero ofrecerte mi destierro, lo que vale
tanto como la vida para mí, que es su sentido.
Y entonces, triste, pero firme,
perdóname, te ofreceré una vida
ya sin demonio ni alucinaciones.

* De “Libro de las alucinaciones” (1964)

Dulces para Samhain y Día de Muertos

Ya falta muy poco para Samhain…

CUINA ARS MAGICA

Ya han pasado unos días de estas festividades tan especiales y significativas para mí, que honran la memoria de nuestros ancestros. Este año he preparado por primera vez algunos dulces y os confieso que… ¡¡lo he pasado genial!!

Para Samhain preparé unas cositas un poco diferentes…

¿Qué os parecen? ^^

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Ataúdes". © 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Ataúdes”.

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Ojos". © 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Ojos”.

© 2013. Todos los derechos reservados por Maka. "Dedos de bruja". © 2013. Todos los derechos reservados por Maka. “Dedos de bruja”.

El Día de Muertos me fascinó desde el mismo momento en que supe de su existencia y espero poder viajar alguna vez a México para disfrutar esta festividad en persona (además de visitar este maravilloso país, tan rico culturalmente). Este año me he decidido a preparar una receta que tenía en mi libreta como pendiente desde hace unos años y, bueno, tengo que practicar pero para ser el primero que hago…

Ver la entrada original 389 palabras más