Archivos de la categoría ‘Suicidas’

Two terrors fright my soul by night and day:
The first is Life, and with her come the years;
A weary, winding train of maidens they,
With forward-fronting eyes, too sad for tears;
Upon whose kindred faces, blank and grey,
The shadow of a kindred woe appears.
Death is the second terror; who shall say
What form beneath the shrouding mantle nears?

Which way she turn, my soul finds no relief,
My smitten soul may not be comforted;
Alternately she swings from grief to grief,
And, poised between them, sways from dread to dread.
For there she dreads because she knows; and here,
Because she knows not, only faints with fear.

——-

Dos terrores atormentan mi alma noche y día:
El primero es la Vida, y con ella el tiempo;
Un cansado y lánguido tren de miserias,
Con ojos anhelantes, demasiado tristes para llorar;
Sobre cuyos rostros, pálidos y grises,
Se extiende la sombra de un infortunio.
La Muerte es el segundo terror;
¿Bajo qué forma su manto negro se acercará?

Mi alma no encuentra alivio en la elección,
Podrá ser golpeada mas nunca consolada;
Ella se balancea entre pena y dolor,
Atrapada entre dos términos, sacudida.
De uno teme lo que ya conoce,
Del otro, sus benditos horrores desconocidos.

Pincha la imagen para verla mejor en mi página web.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM.

© 2016. Todos los derechos reservados por Maka RM.

* Amy Levy  (10 de noviembre de 1861 – Londres, 10 de septiembre de 1889). Escritora de ensayos, poemas y novelas. Muchos de sus trabajos fueron publicados en la revista Women’s World, dirigida por Oscar Wilde.
Debido a la sordera y la depresión que padecía, se suicidó inhalando una dosis letal de monóxido de carbono.

Maka

 

“Siniestro delirio amar una sombra.

La sombra no muere.

Y mi amor

sólo abraza lo que fluye

como lava del infierno.”

 

© 2015. Todos los derechos reservados por Maka RM.

© 2015. Todos los derechos reservados por Maka RM.

Un día como hoy, en 1936, nacía Alejandra Pizarnik.

Te recordamos.

Maka

“Mátame dolor. Quema la herida.
Este martirio es una cosa vana.
Mira cómo florece de mi herida
en la noche una estrella arcana.
Todo está consumado.
Muerte, sé humana.”

Herida

Nota: la sangre es real (mía).

“Demasiado poco amor, demasiada poca justicia y piedad y siempre demasiado poco amor; demasiada dureza, orgullo y todo tipo de criminalidad, eso soy yo… Anhelo el día en que el alma no podrá ni querrá vivir en este desalmado cuerpo apestado por la melancolía, en que abandonará esta figura ridícula de heces y podredumbre, que sólo es un reflejo demasiado exacto de un siglo sin Dios y maldito”.

Fragmento de G.T. a su amigo Ludwig Von Ficker

 trakl

Georg Trakl nació el 3 de febrero de 1887, en Salzburgo, Austria.
Fue uno de los poetas iniciadores de las vanguardias y el expresionismo literario, creando en 1906 dos grupos literarios: Apolo y Minerva, cultivando en ellos la concepción del poeta bohemio, maldito y dionisíaco.

Pasó la infancia con sus padres y sus seis hermanos: Wilhelm (de un matrimonio anterior del padre), Gustav, Maria, Hermine, Friedrich y su hermana menor Margarethe Jeanne (Grete, Gretl), con la que compartió su afición por el Arte, la Música (tocaban el piano juntos) y la Literatura, y con quien mantuvo una obsesiva relación incestuosa que le marcó profundamente.

Con sus hermanos, Fritz y Grete. Georg está en el centro.

Grete Trakl, en 1912.

La pianista Grete Trakl, en 1912.

Su temprana adicción al alcohol y a las drogas le produjeron graves trastornos mentales, con cambios profundos de personalidad. Debido a su excesiva sensibilidad, tenía tendencia a aislarse y pasear en los atardeceres hasta el amanecer en los bosques, parques y jardines de la ciudad, moldeando en él un explosivo sentimiento de soledad. Según James Reidel -poeta, biógrafo de Welden Kees, traductor y autor de “Our Trakl”- considera bastante probable que padeciese el síndrome de Asperger.

En 1905 comenzó a trabajar en una farmacia llamada Zum Weißen Engel (“El ángel blanco”, cuya denominación parece obedecer a la venta de cocaína, droga entonces legal). El hecho de tener a su alcance diversas sustancias psicotrópicas facilitó el desarrollo de su drogadicción (cloroformo, opio, veronal y cocaína).

Tras concluir los estudios del Gymnasium (estudios medios) se inscribió en la Universidad de Viena donde cursó la carrera de Farmacia y obtuvo en 1910 el diploma de Magister Farmaciae (maestro farmacéutico). En Viena, diarios de la época como el Neues Wiener Journal, el Volksblatt, el Ton und Wort y la revista Merkur, publican varios de sus poemas. Cuando regresa a Salzburgo su padre ha muerto, su hermana Grete está en Berlín (casada en 1912 y divorciada al poco tiempo y con hijos), sus otros hermanos se han ido, la madre está a cargo del negocio familiar y en Trakl comienzan los fuertes estados depresivos.

Leía, entre otros autores, a Baudelaire, Shaw, Ibsen, Maeterlinck, Nietzsche, Strindberg y Dostoievski (“al que veneraba fervientemente”, en palabras de Ficker, editor de la revista “Der Brenner”). Salzburgo, Viena e Innsbruck fueron sus ámbitos de pertenencia. En estas ciudades, donde existe el contraste entre naturaleza y progreso, Trakl logró una de las obras más contundentes y desamparantes de la poesía contemporánea, influenciada por autores como Arthur Rimbaud, Novalis y Friedrich Hölderlin (Trakl está considerado el sucesor de este último), osciló entre el expresionismo y el simbolismo, convirtiéndose en un gran legado para generaciones posteriores. En 1913, el editor Kurt Wolff publica el primer libro de Trakl: Poesías. Este hecho lo reanima, pero la enfermedad de su hermana y la decisión de su madre de cerrar el negocio lo quiebran.

A principios de 1914 habla de la muerte y el suicidio. También logra corregir su último libro, Sebastián en Sueño. En Innsbruck se enrola como teniente sanitario en las tropas austro-húngaras: el 28 de junio se produce el atentado de Sarajevo, detonante de la I Guerra Mundial, suceso que agravará sus graves trastornos mentales.

Médico militar

Cuando el ejército es abatido por los rusos, en Grodek, su cuerpo entra en servicio. Allí ve el dolor inconsolable de los moribundos y escucha los alaridos de los heridos graves, ve a personas colgadas en los árboles y contempla el suicidio de uno de los enfermos que se vuela el cráneo en su presencia. Allí convive con “toda la miseria de la humanidad”, sufre un acceso de locura, y tiene lugar un primer intento de suicidio que sus compañeros impiden. Es internado en el Departamento psiquiátrico de la Guarnición número 15 de Cracovia y lleva consigo Queja y Grodek, dos de sus últimos poemas. Allí será donde se suicide con una sobredosis de cocaína, el 3 de noviembre de 1914, a los 27 años de edad.  En 1917, tres años después de la muerte de su hermano, Grete Trakl se suicida disparándose en el corazón tras una fiesta en Berlín.

Ludwig von Ficker, en 1925.

Ludwig von Ficker, en 1925.

Ludwig von Ficker publicó la mayor parte de la obra de Trakl durante los siguientes años y, en 1925 transportó sus restos desde Cracovia a Mühlau, cerca de Innsbruck. A su muerte, en 1967, también sería enterrado en el mismo cementerio, a su lado.

Trakl-tumba

Detalle de la tumba de Trakl

En vida publicó los libros Poesías y Sebastián en Sueño (1914), además de piezas teatrales, notas y poemas en diarios y revistas. Su obra póstuma se completa con Colección de 1909, Poesía de 1909-1912, Poesía de 1912-1914, fragmentos, dramas, aforismos, cartas y dobles versiones de algunos de sus poemas. En 1953 se creó en Austria el Premio Georg Trakl de Literatura.

Su obra está plena de ausencia, de orfandad, de soledad y la figura de su hermana ocupa un lugar único. La temática se centra en los siguientes aspectos:

– paisaje: la sombra, el bosque, la tormenta, el atardecer, las frescas flores, el estanque.

– estados de ánimo: la muerte, el espíritu del mal, la melancolía, la culpa, la dulzura de la infancia, lo azul, el abandono, el que no tiene hogar.

– animales fugaces: los murciélagos, las ratas, el venado, los ciervos, los pájaros.

– Seres, cosas y personajes míticos: un daimon, la hermana, Saturno, los faunos, las ninfas, Lucifer, el infierno, el monje, el pálido sacerdote, el ángel, lo oscuro, el nieto, la estirpe, Dios, la cruz.

La correspondencia que se conserva facilita un acercamiento a su poesía y a sus emociones, y permite acceder al itinerario de su breve vida. La dirección que figura de Viena existe (Viena VII, Stiftgasse 27, puerta 25) y los huéspedes que habitan el lugar conocen a Trakl y lo recuerdan.

En Salzburgo, junto a la Plaza de Mozart, en el centro de la ciudad vieja, bajo la Fortaleza, a pocos pasos del Salzach (el río azul) en el número 2 de Waagplatz, la Georg Trakl-Forschung und Gedenkstätte conserva la casa de la infancia con fragmentos de sus obras, fotos familiares, un ejemplar del Madame Bovary que le pertenecía, números de la revista Der Brenner con poemas suyos, el revólver que se encontró junto al cuerpo de la hermana luego del suicidio, un busto de Trakl realizado por Josef Humplik,…

Puerta de entrada a la Casa-Museo de Trakl en Salzburgo, Austria.

Puerta de entrada a la Casa-Museo de Trakl en Salzburgo, Austria.

georg-trakl-forschungs--gedenkstatte_258376

Interior de una de las estancias.

En el año 2011 se estrena la película “Tabu – Es ist die Seele ein Fremdes auf Erden” ( Tabu – es el alma un extraterrestre en la tierra), dirigida por Christoph Stark.

cartel

Centrada en su mayor parte en la pasión amorosa que el poeta sentía por su hermana, y que era correspondida. Sus biógrafos creen que este hecho explica sus adicciones, facilitadas por sus estudios farmacéuticos y el acceso a las sustancias.

Trailer en alemán:

Fragmentos de la película subtitulada en inglés:

  • Todas las fotografías las he encontrado en Internet, desconozco a los autores.

Este año se conmemora el centenario de su muerte. Desde aquí mi homenaje y recuerdo. D.E.P.

Maka

Original en alemán:

Es ist ein Stoppelfeld, in das ein schwarzer Regen fällt.
Es ist ein brauner Baum, der einsam dasteht
Es ist ein Zischelwind, der leere Hütten umkreist.
Wie traurig dieser Abend.

Am Weiler vorbei
Sammelt die sanfte Waise noch spärliche Ähren ein.
Ihre Augen weiden rund und goldig in der Dämmerung
Und ihr Schoß harrt des himmlischen Bräutigams.

Bei der Heimkehr
Fanden die Hirten den süßen Leib
Verwest im Dornenbusch.

Ein Schatten bin ich ferne finsteren Dörfern.
Gottes Schweigen
Trank ich aus dem Brunnen des Hains.

Auf meine Stirne tritt kaltes Metall
Spinnen suchen mein Herz.
Es ist ein Licht, das in meinem Mund erlöscht.

Nachts fand ich mich auf einer Heide,
Starrend von Unrat und Staub der Sterne.
Im Haselgebüsch
Klangen wieder kristallne Engel.

– – – – – – –

Traducción de José Luis Reina Palazón

Hay un campo de rastrojos donde cae una lluvia negra.
Hay un árbol pardo que está allí solo.
Hay un viento silbante girando entre chozas vacías.
Que triste es esta tarde.

A la vera del caserío
recoge aún la dulce huérfana escasas espigas.
Sus ojos redondos y dorados pacen en el crepúsculo
y su seno anhela al esposo celeste.

De vuelta al hogar
encontraron los pastores el dulce cuerpo
podrido en el espino.

Una sombra soy yo lejos de oscuras aldeas.
Silencio de Dios
bebí en la fuente del bosque.

Frío metal huella mi frente.
Arañas buscan mi corazón.
Hay una luz que se apaga en mi boca.

De noche me encontré en un brezal,
erizado de costra y polvo de estrellas.
En los avellanos
sonaron de nuevo ángeles cristalinos.

Árbol solo

Georg Trakl (3 de Febrero de 1887 – 3 de Noviembre de 1914), poeta expresionista austríaco.

 

No recordaba si le costó mucho decidirse a aplicar el filo a la carne, ni si la primera muñeca le dolió -creía que no-, ni si le fue difícil cortarse la segunda. Se lo pregunté porque es un extremo que siempre me ha intrigado en esta clase de suicidios. Sólo sabía que de pronto se encontró en un mundo luminoso, en pendiente hacia el sueño, y que sintió una felicidad increíble, supongo que como la que me produjo a mí la ingestión de un fuerte analgésico que me administraron en el hospital cuando me rompí la pierna, después de que Gabriel hurgara en ella y me pusiera un clavo. Aquella felicidad consistía en una profunda sensación de frescura acompañada de la convicción de que se está solo en el mundo, de que uno es Dios. Dijo que sobrevino la calma, y después nada.

(…) Se admiró de su propio valor: se lo había cortado todo, parecía mentira, venas, tendones, casi hasta el hueso. Y eso que se tenía así mismo por un cobarde. Pero no lo era: << Aquí está la prueba>>, dijo enarbolando ante mí sus muñecas vendadas como si fueran un trofeo.

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. "Fin de la Vie".

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. “Fin de la Vie”.

Nota: la sangre es real (mía).

 

POPPIES IN JULY

Little poppies, little hell flames,
Do you do no harm?

You flicker. I cannot touch you.
I put my hands among the flames. Nothing burns

And it exhausts me to watch you
Flickering like that, wrinkly and clear red, like the skin of a mouth.

A mouth just bloodied.
Little bloody skirts!

There are fumes I cannot touch.
Where are your opiates, your nauseous capsules?

If I could bleed, or sleep! –
If my mouth could marry a hurt like that!

Or your liquors seep to me, in this glass capsule,
Dulling and stilling.

But colorless. Colorless.

——————

Pequeñas amapolas. Pequeñas llamas del infierno.
¿Acaso no estáis heridas?

Tan vacilantes que no puedo tocarlas.
Puse mis manos sobre sus llamas. Pero no me quemaron.

Y allí me quedé exhausta para vigilarlas.
Vacilante como ellas -arrugada y rojo claro- como la piel de una boca.

Como una boca.
Una boca ensangrentada.

He ahí el vapor que no puedo tocar.
¿Dónde están tus opiáceos y tus nauseabundas píldoras?

¡Si pudiera sangrar o dormir!
Si mi boca pudiera casarse con una herida como la tuya.

O con tus licores escurriéndose dentro de mí, en esta cápsula de vidrio
Ahora apagada y silenciosa.

Pero descolorida. Descolorida.

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. "Amapola".

© 2014. Todos los derechos reservados por Maka. “Amapola”.

Ayer se cumplía un año más de la muerte de Sylvia Plath.

El 11 de febrero de 1963 se despierta a las seis de la mañana en el piso que había alquilado (tras separarse de su marido infiel, el poeta Ted Hughes), donde vivió el poeta y dramaturgo irlandés W.B. Yeats (23 Fitzroy Road, Londres), y le prepara el desayuno a sus hijos, de tres y un año. En una bandeja lleva a la habitación de Frieda y Nick: pan, mantequilla y leche. Vuelve a la cocina cierra la puerta y tapa todos los resquicios con toallas. Mete la cabeza en el horno. Abre el gas. Cuando la encuentran aún está caliente pero ya nada se puede hacer por su vida. Este último intento ha sido el definitivo.

D.E.P.

Maka